El taller de mecanizado y soldadura: herramientas y prácticas :: Kuzu Decoletaje

El mecanizado es un proceso de fabricación que comprende un conjunto de mecanizado es un proceso de fabricación que comprende un conjunto de operaciones de conformación de piezas mediante la eliminación de material, ya sea por arranque de viruta o por abrasión.

También en algunas zonas de América del Sur es utilizado el término maquinado aunque debido al doble sentido que puede tener este término (urdir o tramar algo) convendría usar el primero.

Se realiza a partir de productos semielaborados como lingotes, tochos u otras piezas previamente conformadas por otros procesos como moldeo o forja. Los productos obtenidos pueden ser finales o semielaborados que requieran operaciones posteriores.

Herramientas y útiles

En los talleres se utlizan herramientas y útiles muy diversos. Podemos clasificarlos en dos grandes grupos:

  • Herramientas manuales
  • Herramientas mecánicas con accionamiento eléctrico o neumático

Herramientas manuales

Las herramientas manuales son todas las herramientas en cuyo manejo el operario es el que realiza el esfuerzo principal.

A su vez las herramientas manuales se pueden clasificar, atendiendo a la función que realizan, en:

  • Herramientas manuales de desbaste, ajuste y corte
  • Herramientas manuales de golpeo y martilleo
  • Herramientas manualies para el desmontaje y montaje
  • Herramientas de sujeción, amarre y extracción

Herramientas manuales de desbaste, ajuste y corte

Se emplean para repasar, limar o cortar piezas y componentes.

Las herramientas más empleadas son las limas, las sierras y las cizallas.

Limas

Son pletinas de acero templado extraduro en cuya superficie llevan talladas dientes cortantes que permiten el arranque de las virutas.

Sierra de mano

La sierra de mano se emplea para cortar piezas mediante el arranque de viruta.

Cizallas manuales

Las cizallas manuales disponen de dos cuchillas de acero de alta calidad que permite realizar cortes muy precisos en chapas de pequeño espesor (un milímetro como máximo).

El corte se realiza mediante el cizallado de las dos cuchillas.

Herramientas manuales de golpeo y martilleo

En el mecanizado, para golpear se utiliza principalmente el martillo para operaciones de marcaje, corte, etc.

Martillo

El martillo se emplea para golpear sobre un útil o directamente sobre piezas.

Se fabrican en distintos materiales y formas, según el empleo que se les vaya a dar.

Cinceles y buriles

Los cinceles y buriles permiten realizar cortes o practicar hendiduroas empleando el filo que llevan en la punta opuesta a su cabeza, que es donde se golpea.

Los cinceles y los buriles se fabrican con el mismo material. La diferencia entre ellos está en la forma del filo, ancho en el cincel y fino en el buril.

El cincel y el buril pueden llevar un protector para evitar que un fallo en el golpeo nos pueda dar en la mano.

Por otra parte, estas herramientas deben estar bien afiladas y sin rebabas en la zona de golpeo.

Cuando se trabaje con ellas, el operario se debe proteger las manos con guantes adecuados y los ojos con gafas protectoras.

Botadores:

Los botadores son barras de acero con un diámetro fijo que se emplean para extraer pasadores y ejes por medio del golpeo de un martillo.

Granetes

El granete es una herramienta muy similar al botador, con la punta cónica.

Se emplea para marcar piezas o para posicionar el inicio de un taladro.

Algunos modelos denominados de impacto no necesitan ser golpeados con el martillo porque el granete dispone de un mecanismo percutor interno que actúa sobre éste, realizando un golpe suficiente para realizar el marcado de la pieza.

Destronillador de impacto (destorgolpe)

El destorgolpe dispone de un mecanismo que transforma el golpe que se realiza en su cabeza en un giro brusco en la boca.

La boca de la herramienta es un cubo con un acoplamiento normalizado que permite el montaje de distintas puntas.

Herramientas manuales para el desmontaje y el montaje:

Las herramientas manuales para el desmontaje y el montaje se emplean para aflojar o apretar los tornillos de elementos mecánicos o piezas de la carrocería.

Entre otras, podemos destacar las siguientes:

Llaves fijas planas:

Se utilizan sobre tornillos y tuercas de cabeza hexagonal y cuadrada.

Se fabrican en acero al cromo-vanadio y en aleaciones especiales.

La tuerca se agarra entre las dos caras opuestas de la llave.

Las llaves se clasifican por la distancia que hay entre sus bocas. Esta distancia se indica en milímetros.

Llaves de estrella:

Son similares a las llaves fijas, con la diferencia de que estas son cerradas.

La cabeza de la llave puede tener seis o doce lados para ajustarse mejor a la cabeza de la tuerca o tornillo.

Existen varios diseños de llaves de estrella. Las más empleadas son las llaves de estrella planas, las acodadas, las de media luna y las llaves con carraca.

Llaves de estrella abiertas:

Son llaves de estrella reforzadas en la cabeza y con una abertura.

Se emplean para trabajar en latiguillos, racores de frenos, etc.

Llaves mixtas:

Esta llave, también llamada combinada, tiene dos bocas, una fija plana y otra de estrella de la misma medida.

Llaves de tubo:

Las llaves de tubo tienen dos cabezas hexagonales de diferente medida en los extremos y el cuerpo está formado por una pieza hexagonal hueca con dos orificios.

El giro de esta llave se realiza actuando sobre el cuerpo con una llave fija o ajustable o, en algunos casos, con ayuda de un eje que se introduce sobre uno de los agujeros.

Llaves de pipa:

La llave de pipa es parecida a la llave de tubo, con la diferencia de que en uno de sus extremos su forma es acodada y el cuerpo es cilíndrico.

Sus dos bocas son de la misma medida. En la parte superior de la boca corta lleva practicado un orificio que permite introducir una herramienta delgada, como puede ser una llave Allen o TORX, o una punta de destornillador.

Llaves de vaso:

Las llaves de vaso tienen formas cilíndricas con seis, ocho o doce caras de distintos tamaños y alturas.

Las llaves llevan marcado un número que indica la medida de la distancia, en milímetros, entre las caras opuestas de la tuerca o tornillo.

El accionamiento de la llave se realiza con el útil, que encaja en el interior de un orificio cuadrado que lleva en la parte opuesta. Los cuadrados de accionamiento se miden en pulgadas y existen reductores de una medida a otra.

Los útiles de accionamiento de las llaves de vaso son las carracas, los mangos articulados y desplazables y los berbiquíes, junto con alargadores, articulaciones y amplificadores. Todos estos elementos de accionamiento se pueden suministrar en un conjunto formado por estos más las llaves de vaso.

Llaves Allen y TORX:

Las llaves Allen están formadas por una barra de acero hexagonal de principio a fin.

La llave se identifica por la medida, en milímetros, que existe entre dos caras opuestas.

Las llaves TORX son de forma similar a las llaves Allen, con la diferencia de que el cuerpo de estas es cilíndrico y en sus extremos llevan mecanizada la cabeza de tipo TORX que servirá como amarre al tornillo. La cabeza tiene forma de estrella de seis puntas.

Llaves ajustables:

Se caracterizan por poder adaptarse a diferentes medidas de tornillos y tuercas.

Las más conocidas son la llave inglesa, la llave Stillson o grifa y la llave de cadena:

  • Llave inglesa: La llave dispone de dos bocas paralelas, una fija y otra móvil, que permiten variar la medida de la cabeza de la llave. El desplazamiento de la boca móvil se realiza gracias a un tornillo sin fin helicoidal.
  • Llave Stillson o grifa: Permite sujetar superficies redondeadas empleando dos mandíbulas paralelas, una de ellas, fija y la otra, móvil. Las mordazas se ajustan a través de un tornillo sin fin que da movimiento a la boca móvil. Este tipo de llaves solo aprieta en una dirección.
  • Llave de cadena: Sujeta perfiles redondeados por la ación de una cadena regulable y sus estrías (llave de filtros).

Destornillador:

El destornillador dispone de un mango al que se fija una varilla en cuyo extremo hay mecanizada una cabeza o punta de acero que sirve para aflojar y apretar tornillos.

Las puntas más habituales empleadas en los destornilladores son planas, de estrella o Phillips, TORX y XZN.

En algunos casos, el destornillador también se puede emplear para realizar palanca en el desmontaje y el montaje de piezas.

Herramientas de sujeción, amarre y extracción:

Las herramientas de sujeción, amarre y extracción más utilizadas son los alicates, las mordazas de presión y los extractores.

Alicates:

Los alicates están formados por un mango y una boca articulados con un punto de giro: la boca se emplea para sujetar y sobre el mango se realiza el esfuerzo manual.

Los alicates se diferencian por el tipo de boca que disponen. Los más utilizados son los alicates universales, de electricista, de bocas planas, de bocas redondas, de corte, de extracción de circlips, etc.

Mordazas de presión:

Las mordazas de presión sujetan o amarran las piezas gracias a la presión generada por sus palancas.

Permiten la regulación de la abertura de la boca de la mordaza y su bloqueo.

Extractores:

Los extractores se emplean para desmontar piezas fijadas a presión: rodamientos, rótulas, piñones, etc.

Herramientas mecánicas con accionamiento eléctrico o neumático:

Las herramientas mecánicas incorporan un dispositivo que desarrolla la fuerza necesaria para su funcionamiento y evitan así el esfuerzo realizado por el operario con las herramientas manuales.

En las máquinas eléctricas, este dispositivo es un motor eléctrico y en las neumáticas corresponde al sistema de conducción del aire comprimido, que puede ser un rotor, sistemas de válvulas, etc.

El accionamiento de este tipo de herramientas puede ser principalmente eléctrico o neumático.

La denominación de la máquina siempre incluye el tipo de accionamiento que tiene. Por ejemplo, cuando el motor de la máquina es eléctrico, se emplean nombres como sierra manual eléctrica, taladro manual eléctrico, etc.

En las máquinas neumáticas se emplean nombres como sierra manual neumática o taladro manual neumático.

Medidas de prevención de riesgos laborales y gestión de residuos:

El uso de herramientas y equipos en el mantenimiento y la reparación de maquinaria exige que el operario tenga en cuenta una serie de normas de prevención y protección con el fin de disminuir o evitar los riesgos propios de las distintas operaciones.

Las medidas de prevención y protección se pueden agrupar en medidas individuales que cada trabajador debe adoptar en función de la tarea que realiza y medidas colectivas o comunes para todos los trabajadores.

Medidas de protección individual:

Las medidas de protección individual van enfocadas en dos aspectos.

Por un lado, en la utilización correcta de herramientas y equipos con los sistemas de protección adecuados.

Por otro, mediante el uso del equipo de protección individual (EPI): buzo, guantes, gafas, caretas, tapones, etc., apropiado a cada trabajo.

Medidas colectivas:

Las medidas de protección colectiva intentan evitar riesgos a todas las personas.

Mediante la protección colectiva se evita el uso de las protecciones personales al máximo y se aumenta de esta manera la comodidad y la seguridad de las personas expuestas al riesgo.

Las medidas de protección colectiva más habituales son sistemas de extracción de gases, amplias zonas de trabajo, sistemas de protección en las máquinas y equipos, etc.

Gestión de residuos

En el taller de mecanizado se debe realizar un control de residuos para proteger el medio ambiente.

Principalmente, los residuos que más se producen son papel y trapos contaminados, virutas, taladrinas y aceites, junto con restos de piezas deterioradas.

Esto residuos se deben almacenar en envases apropiados debidamente etiquetados y siguiendo las indicaciones de las empresas que se encargan de la recogida y el reciclaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *