Supply Chanel Management :: Kuzu, Mecanizados por Decoletaje de Precisión

Después de tres años de negociaciones e incertidumbre del Brexit de ida y vuelta, los fabricantes estaban desesperados por tener claridad sobre el futuro comercial entre el Reino Unido y Europa.

En enero de 2020, la industria se vio afectada por una incertidumbre aún mayor cuando Wuhan en China entró en el primer bloqueo por coronavirus. Pronto siguieron otros países, y en marzo de 2020, el Reino Unido también se encontraba en un bloqueo nacional. Los fabricantes habían estado tratando de prepararse para varios resultados de “acuerdo” o “no acuerdo” desde el referéndum de 2016; nadie esperaba este escenario.

La pandemia fue el catalizador del cambio masivo en la economía mundial, cambiando los hábitos de gasto de las personas, los patrones de trabajo y todo lo demás.

Desde el transporte restringido de bienes y servicios hasta la escasez de semiconductores que ha devastado la industria automotriz y detenido la producción en muchas otras, el COVID-19 expuso la fragilidad de la estructura de la cadena de suministro global actual.

Desafortunadamente, todavía estamos sobrellevando esta ola, pero queda por ver si las cadenas de suministro globales, como las conocíamos una vez, que son sensibles a la geopolítica internacional y al cambio, seguirán siendo adecuadas para un mundo pospandémico y posterior al Brexit.

Un desafío sin precedentes

Los acontecimientos del año pasado devastaron las redes de suministro mundiales y plantearon preguntas sobre cómo hacer viable el modelo de suministro “just-in-time” para la “nueva normalidad”.

Muchos fabricantes han dependido durante mucho tiempo de suministros de bajo coste de países de Europa oriental y Asia. Cuando lo peor de la pandemia golpeó a China, que suministra un gran porcentaje de productos como moldes y PCB a los fabricantes en Europa, las ondas se sintieron en todo el mundo cuando el suministro de productos y materiales de esta región se detuvo.

Una combinación de problemas relacionados con el COVID y el Brexit ha provocado esta interrupción generalizada y retrasos en las redes de suministro. La pandemia ha tenido un efecto dominó en la disponibilidad de muchos recursos esenciales, quizás lo más significativo, la mano de obra.

Desde la recuperación de materias primas hasta el envío de mercancías, todo, desde el abastecimiento y la productividad hasta la fabricación y la logística, ha tenido un impacto significativo.

Pero el COVID no es el único problema aquí. El Acuerdo de Comercio y Cooperación (TCA) del Brexit con la UE, que entró en vigor el 1 de enero de 2021, incluye requisitos de cumplimiento que probablemente causen más retrasos en las fronteras, al menos temporalmente.

Además, el Brexit ha contribuido a la pérdida de parte de la fuerza laboral que se vio obligada a abandonar el Reino Unido. La escasez de conductores de camiones combinada con la falta de contenedores de envío disponibles y estas nuevas reglas y regulaciones del Brexit contribuirán aún más a retrasar el comercio entre el Reino Unido y la UE y, como resultado, a los plazos de entrega de los proveedores.

Al mismo tiempo, la demanda se ha acelerado y casi todas las industrias han luchado por mantenerse al día. Los proveedores de plástico, acero y cobre, elementos integrales de la mayoría de los productos utilizados por los contratistas en muchos sectores, han declarado que los plazos de entrega de algunos productos se están ampliando de ocho a 16 semanas. Además, muchos han registrado aumentos de precios de los proveedores de hasta un 40%, sin una visión precisa de cuánto durarán.

Entonces, mientras abordamos las consecuencias a corto plazo de la pandemia y el Brexit, ¿qué se puede hacer en el futuro para evitar otra ruptura de la cadena de suministro?

Diseñar una cadena de suministros más robusta

Aunque el lanzamiento de la vacuna podría impulsar la economía europea, muchos fabricantes aún dependen del suministro entrante de otros países y zonas del mundo en diferentes etapas de recuperación.

Como resultado, las industrias buscan diversificar el abastecimiento de productos y llevar a cabo la fabricación de productos y materiales esenciales a casa para evitar la dependencia de proveedores externos.

Por ejemplo, la organización Made in Britain tiene como objetivo apoyar y promover la fabricación británica, permitiendo a los compradores y consumidores nacionales y extranjeros identificar los productos fabricados en Gran Bretaña.

Sin embargo, se necesitarán años para construir la infraestructura necesaria para respaldar la fabricación de componentes como microchips al nivel de sofisticación y escala requeridos; en resumen, no sería una solución rápida.

Por lo tanto, es de importancia vital que los fabricantes evalúen sus cadenas de suministro y el origen de sus productos para que puedan permanecer transparentes y reducir los costes o complicaciones adicionales.

La escasez de materiales, especialmente el cobre, un material ampliamente utilizado por la industria, también seguirá siendo un problema urgente para muchas empresas. Se ha investigado un poco sobre las alternativas posibles, pero al final ninguna ha proporcionado una solución viable.

Mientras tanto, los fabricantes y proveedores pueden adoptar la digitalización generalizada, ya que vemos un aumento de las solicitudes de controles y sistemas inalámbricos (o “inteligentes”).

Irónicamente, cuanto más basado en la web y ‘conectado’ esté el mundo, menos plásticos y cableado necesitaremos para conectar las soluciones.

Traducción libre de Manufacturing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.