Cadena de suministros

Conocer a tus proveedores, y a sus proveedores, ayuda a evitar problemas

Todos hemos oído y visto historias sobre desastres naturales y la devastación que producen, y sobre cómo las personsas y las empresas se enfrentan a lo sucedido.

Con estas historias en la cabeza, es interesante reflexionar sobre la seguridad, con la mente puesta en el terremoto y el tsunami de Japón en 2011, las inundaciones de Tailandia posteriormente y tantos otros, que nos muestran cómo las catástrofes pueden afectar a la cadena de suministros de cualquier industria, incluso llegando a paralizarla.

Estos acontecimientos también sirven para recordar a la industria de los seguros los retos que tiene en la cuantificación del riesgo y medir la exposición al mismo en un entorno en que la cadena de suministro es cada vez más compleja, según escriben Timoteo Comer y Neil Silverblatt, de la empresa de  seguros y gestión de riesgos Hylant. Por tanto, a los gestores de riesgo se les presentan nuevas preguntas y las empresas aseguradoras se ven obligadas a buscar información de un elenco cada vez más amplio de partes interesadas dentro y fuera de sus organizaciones, según escribieron en un artículo publicado en Industryweek.

Resulta interesante hacer notar que las empresas aseguradoras ya saben lo que supone que a un asegurado se le rompa la cadena de suministros y lo que ésto supone en cuanto a interrupciones en el trabajo. Da igual que la interrupción sea producto de problemas en la fábrica del asegurado o de su suministrador, el resultado es el mismo. No pueden producir, lo que significa pérdida de beneficios o incurrir en gastos extraordinarios.

Pero lo que las empresas aseguradoras no siempre saben —cosa que está cambiando a consecuencia de este tipo de desastres— es cuáles de los proveedores de un asegurado tienen más probabilidades de sufrir uns interrupción, qué porcentaje de de los ingresos está expuesto a las tribulaciones de un proveedor o cliente, cuál es la interdependencia entre las operaciones y los proveedores, dónde pueden ocurrir esas pérdidas en el mundo y la magnitud de todas las pérdidas en relación con el número de veces que suceden, escriben Comer y Silverblatt.

El problema es que una rotura significativa en cualquier punto de la cadena de suministros puede causar un impacto sustancia en el resto de la cadena.  Además, los gestores de riesgo, que ya tienen el reto de acumular y comparar información de riesgos en su propia empresa, ahora deben también recoger información adicional sobre sus proveedores, a menudo situados en otros países y culturas. Y mientras los profesionales de compras y adquisiciones consideran una gran variedad de posibles riesgos y buscan información en muchos lugares para su toma de decisiones, los autores del artículo señalan que es poco probable que estos profesionales sepan lo protegidas que están las instalaciones de un proveedor, o si se encuentra ubicado en una zona con alto peligro de inundación o de terremotos, por ejemplo.

Teniendo en cuenta todo esto, los autores preparan una lista de factores a tener en cuenta a la hora de evaluar riesgos. Por ejemplo, las empresas deberían preguntar a sus proveedores si sus medios de producción están bien protegidos.  De esta manera, mientras que las instalaciones pueden sufrir siniestros tales como incendios, en general no sufrirán daños catastróficos y generalmente podrán recuperarse rápidamente con poca o ninguna interrupción.

Además de preguntar a los proveedores por su ubicación geográfica, otras preguntas clave para los proveedores son:

– Cuán rápidamente pueden restablecer la producción tras una interrupción significativa y si tienen planes para ello.

Si cuenta con varios centros de producción, exceso de capacidad y cuál es su prioridad hacia nosotros en relación a otros clientes.

– ¿Existen tecnologías o procesos propietarios involucrados?. ¿Está el proveedor dispuesto a licenciar las tecnologías o procesos a los demás para satisfacer nuestras necesidades?

– ¿Existen productos alternativos o proveedores que pueden ser sustituidos sin comprometer la calidad o el rendimiento del producto?

Por supuesto que hay una gran cantidad de cuestiones para preguntar a los proveedores, que incluye preguntarles por sus propios proveedores. Y aunque supone un gran esfuerzo y tiempo, al final puede mostrarse extremadamente beneficioso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *